Se podría hacer una película sobre el rodaje de “El cover”

 

Es más conocido por su faceta actoral en películas como “El bar” o “La pequeña Suiza”, pero Secun de la Rosa lleva ya bastante obras de teatro dirigidas a sus espaldas. Ahora, de la mano de Nadie Es Perfecto, se enfrenta a su primera película como director, “El cover”. Tras haber terminado el rodaje a finales de julio, y en plena fase de montaje en las oficinas de nuestra productora, hablamos con él de cómo está viviendo esta primera experiencia.

 

Es tu primera película, pero no la primera vez que diriges un musical. ¿Cuál es tu relación con el género?

Uy, mi relación con el musical viene de lejos. Siempre me ha perseguido, y eso que yo no era nada fan del musical, nada. Yo era de teatro independiente: monté una compañía, además de teatro de texto, he colaborado con muchas compañías, como Animalario… vamos, he crecido en el teatro y no tenía nada que ver con el mundo del musical.

Pero, curiosamente, la primera película en la que me llamaron para trabajar con un papel más largo fue “El otro lado de la cama”, donde me hicieron cantar una canción de Los Rodríguez con Alberto San Juan y Ernesto Alterio, y les gustó cómo lo hice y me llamaron para otra canción, y luego también estuve en la segunda parte, “Los dos lados de la cama”.

La primera serie en la que hice un papel largo, incluso antes de “Aída”, fue “Paco y Veva”, donde también los personajes cantaban, y cuando me salió mi primer papel largo en el cine que fue para “Noche de reyes”, de Miguel Bardem, en la que también mi personaje tenía que cantar, o sea me iba persiguiendo la música por todas partes, hasta el punto de que estaba haciendo una obra de teatro súper alternativa en el Teatro de las Aguas y apareció un director muy amigo mío, David Serrano, con Nacho Cano porque buscaba un director de actores para el musical de Mecano.

Yo le dije a Nacho Cano, con todo mi  morro, que no me gustaban los musicales, que no había hecho nunca un musical y que, prácticamente, no había visto musicales, y él me dijo que quería que la dirección de actores fuese de obra de teatro normal, con actores que estén de verdad, que sientan, que no sea el estereotipo que todos tenemos del musical… Me enseñó el libreto, empecé a trabajar con él, me llevó a ver musicales, en plan Ceniciento -me llevó hasta a Londres-, y la verdad es que fue un proceso precioso de 5 meses -y un exitazo- “Hoy no me puedo levantar”.

A partir de hacer “Hoy no me puedo levantar” ya la música me ha acompañado en todas las obras que he dirigido: siempre que he podido he incluido una banda o música en directo… desde entonces la música forma parte de mi imaginario a la hora de crear un montaje, un guión… una historia.

 

Sueles rodearte de tu “familia” profesional en tus trabajos como director, ¿qué tal se te da poner orden?

Bien, muy bien (risas). Sobre todo priman 2 cosas: una es la admiración por la gente con la que trabajo y la otra es que me gusta mucho mi profesión, me gusta mucho escribir y poner en pie las piezas. La verdad es que lo llevo muy bien porque no considero que esté mandando, se forma un equipo creativo de colaboración y lo llevo bien.

Ha sido más curioso haciendo esta primera película porque ha sido un mastodonte, es algo mucho más grande, sobre todo por ser la primera vez y por no ser yo productor; es verdad que sí que he podido trabajar con los actores que yo quería y también en la parte artística y parte del equipo técnico, pero también me he encontrado con mucha gente que no conocía, y para mí era muy raro estar dirigiendo y estar en el combo con un productor y con gente que no conozco y que forman parte de lo que tú vas a crear, y eso sí que se me ha hecho más peculiar, más complicado.

Si tengo que sacar un aprendizaje de la película es cómo hacer algo que se supone que es creativo, amigable, amoroso, que sueñas con hacerlo bien, con gente que no conoces. Para mí ha sido muy peculiar.

 

Enlazando con lo que dices, ¿qué te ha resultado más difícil: la dirección de actores o la parte técnica?

Me ha resultado muy difícil en esta película que el rodaje se parase a la mitad por el Coronavirus, es que esta película tiene su propia historia, o sea se puede hacer una película de la película, es muy tremendo. Es música en directo, el Coronavirus, las secuencias se quedan a mitad… ha sido, de verdad, muy duro, pero, por otra parte, ha sido un regalo porque -ahora que me he leído todos los libros de cine habidos y por haber- siempre dicen que lo más difícil es rodar de noche, en exteriores y con músicos y esas han sido mis 2 primeras semanas de esta película, y encima una pandemia (risas)… ha sido dificilísimo.

Yo creo que al principio me imponía la parte técnica en el sentido de que era una primera película, pero después del Coronavirus he tenido la suerte de estar rodeado de unos compañeros con los que me he unido todavía más, y tanto Johny Yebra (director de Fotografía) como Dani Valdés (1º ayudante de Dirección), hablaban conmigo y me daban mucha fuerza, nos cogimos mucho cariño. Me decían “Secun, tú has visto más películas que nosotros, tienes tu idea más clara, las imágenes, has dirigido muchas obras de teatro y trabajas con los actores… lo técnico lo tienes todo, lo único que te falta es saber que en un travelling, cuando quieres que se acerque o se aleje, decimos un “travelling in” o un “travelling out”, pero salvo las palabras técnicas, lo demás lo tienes clarísimo”.

Ellos me han dado mucho ánimo y hay mucha diferencia entre cómo he disfrutado a partir del Coronavirus que durante las primeras semanas de rodaje.

El cover entrevista Secun de la Rosa

¿Lo mejor y lo peor de estar detrás de la cámara?

Para mí lo mejor de “El cover” ha sido encontrarme con unos actores y un equipo -tanto vestuario, maquillaje, técnicos…-. Ver al steady llorando de emoción por la película… Para mí lo mejor ha sido el equipo y unos actores entregados no, lo siguiente. Y lo peor ha sido que es una primera película -que espero que quede bonita por el amor que todo el mundo le ha puesto- hecha en medio del Coronavirus y, claro, no es lo mismo dirigir, bailar y cantar libre a tener que estar toda la película con la mascarilla, con secuencias que no se han podido hacer…

Por ejemplo, una secuencia que había de la pareja peleándose en medio de un hotel de Benidorm con todos los turistas y, ahora, de repente, no hay nadie; había que tener una imaginación… “vale, pues entonces el chico va a las 5 de la mañana al hotel, cuando no hay nadie”. Eso ha sido lo peor. ¿Lo mejor? Que la película saldrá. ¿Lo peor? Que a lo mejor no es la película que pensamos en un primer momento, pero el milagro es que se ha terminado -porque se podía haber quedado a mitad-.

 

¿Quién o qué ha sido la sorpresa del rodaje?

Uy, pues he tenido muchas sorpresas. Por ejemplo, Àlex Monner, que a mí me parece el mejor actor de su generación; he aprendido muchísimo con él, canta increíblemente bien y me ha sorprendido mucho. Con Marina Salas me he vuelto loco porque no me la imaginaba tan divertida, tan pizpireta, tan emocional, que separase tan bien Adele de Sandra y saliese tan decidida a cantar. Carolina Yuste… me parece que lo que hace con Amy Winhouse no tiene nombre, la gente va a flipar cuando vea la peli.

Me ha sorprendido mucho la calidad humana y lo bien que lo ha hecho Susi Sánchez, que tiene un papel muy pequeñito, pero hablando por teléfono me dijo “Ay, Secun, me das mucha confianza y ya solamente por ver cómo va a ser tu primera peli…”, porque a mí me parece una actriz maravillosa y me daba pudor pedirle solo una colaboración, aunque sea muy importante porque hace de la dueña del Shirley, donde ocurre todo en la película.

Luego fue una sorpresa ver a Cristina Rueda cantar, que venía solo a cantar una canción y cuando la vi pensé “pero cómo canta… tiene que aparecer en más secuencias”, nos volvimos locos con ella. Esmeralda Rancapino… Jorge Calvo ha sido también una revelación, no sé, es que ha habido muchas sorpresas.

 

¿Te ha tocado hacer de cover en teatro?

No me ha tocado hacer de cover en el sentido de cómo se usa el término en los musicales, no en ese sentido, pero sí que me ha tocado en teatro, en mis inicios, hacer animaciones. Éramos un grupo de 8 y, de repente, era “Hoy Fernando no puede y vienes tú”. Hacíamos el Cluedo (en oficinas, restaurantes, castillos…) y ahí estábamos como fichas, esperando como los pescadores del puerto… que yo creo que era casi peor que hacer de cover. Y luego me ha tocado mucho no ser la primera opción en una película o en una serie, pero cover exactamente, no.

 

¿La mejor imitación que has visto?

Sin mencionar las de la película, que estaría mal, creo que ver a Bette Midler en “The rose” cantando o imitando a Janis Joplin. Tengo imágenes de esa película como cuando se va al garito con el chico a cantar que me encantan, y creo que sus versiones de Janis Joplin son de lo mejor que he visto. Y luego yo soy muy de Rocío Dúrcal y un cover kitsch, que a mí me gusta mucho y me pongo mucho, es Rocío Dúrcal cantando “Qué sabe nadie”, de Raphael, que lo canta muchísimo mejor que él.

 

Si fueras la versión de una canción… ¿Sería esa de Rocío Dúrcal?

Tengo muchas versiones. Fíjate, para ser todavía más kitsch y darle una vuelta más, una cosa muy chula de los personajes de “El cover” es que no he intentado en ningún momento ser moderno o que la película sea de ahora porque creo que lo de ahora se va tanto… Intentar agarrar tu tiempo es como raro y no es que la película sea anacrónica, pero sí que ellos cantan como les apetece.

Por ejemplo, Àlex Monner, que es un actor tan moderno, canta la canción “A que no te vas”, de Rocío Jurado, Raphael y Manuel Alejandro, que no la conocía ni tenía ni idea de lo que era, y, de repente, queda súper bonito porque es alguien que no conoce esa canción, que no la juzga y la canta desde un sitio que la hace suya y queda ultra moderna. Así que si yo tuviera que ser una versión, pues seguramente sería el “Abrázame muy fuerte” de Juan Gabriel (risas).

 

Escribes, actúas, diriges… ¿te queda algún reto pendiente?

¿Hacer algo bien? (risas) Sí, yo creo que el reto es a partir de todo lo que he aprendido con “El cover”. Aunque ahora me lo tomo con cierto cachondeo por poder respirarlo y no estar sufriendo todo el rato, esta película es un musical rodado en 6 semanas, que esto exigiría mucho más tiempo, con mucho tiempo buscando las canciones, empezarla para que luego venga una pandemia, la mitad de la gente no pueda, sacando decorados… o sea el empeño y la fuerza que ha supuesto sacar esta película ha sido mucho, y también la alegría de haberla podido terminar, pero ha sido muy duro.

Entonces yo creo que el reto, que a mí me gustaría y en ese sentido soy muy cabezón, sería hacer una segunda película pronto, contar con el mismo equipo, a ser posible con todos o con todos los que quieran, porque se lo merecen, y hacer una película muy fácil, ponérselo muy fácil: rodada en Madrid, con poquitas localizaciones, con personajes maravillosos, todos súper cómodos, todo muy fácil. Porque han sufrido todos mucho. Así que el reto es ese: hacer una segunda película pronto y que saliera fácil y bien.

El cover entrevista Secun de la Rosa

 

5 “imperfecciones” rápidas

Un fallo de raccord

En “Dick Tracy”, cada vez que salen Warren Beatty y Madonna hablando, la Coca-Cola a veces está llena, otras vacía, otras a la mitad… y me perturbaba tanto que al final miraba más el vaso que a Madonna.

Una película de serie B

Todas, me encantan todas, todas las de serie B me fascinan, y más si son de terror italo-españolas. Por ejemplo, “La invasión de los zombies atómicos” o “Virus”, todas, no sé. Y también soy muy de cine quinqui, que no sé si puede ser serie B. Y las de Pam Grier antes de “Jackie Brown”, con todas sufriendo y peleando y la lucha de policías me fascinan. Las que hizo Linda Blair después de “El exorcista”, que en todas le pegan, la meten en la cárcel… (risas).

Un ataque de risa grabando

En “Aída”, con Mariano Peña y Paco León era imposible no reírse.

Un “corten” necesario

En algún momento del rodaje de “El cover” entre Juan Diego y Àlex Monner. Àlex viene de la escuela de “si no me ha salido bien la frase, la repito” y Juan Diego de la de “la secuencia se hace hasta que el director no diga corten”, entonces uno seguía en personaje hasta el final y el otro decía que quería repetir… Se generaban situaciones en las que el “corten” era muy necesario.

Un musical que te horrorice y todo el mundo ame

“Mamma mia 2” me parece horrible y “Burlesque”, con Christina Aguilera, que no sé si todo el mundo ama, pero no he visto cosa igual. Es que musicales malos hay muchos. Cuando son malos tipo serie B ya me hacen más gracia, como “Xanadu”.